No encontrarás esta información sobre el GMS de la que la gente es adicta

Nadie podrá encontrar esta información sobre el GMS (glucamato monosódico) del que la gente es adicta cuando compra o va a restaurantes

Cuando uno ignora

¿Sabías que el glutamato monosódico (GMS) lo usan los restaurantes, los fabricantes de comidas, fabricantes de salsas, en algunos dulces, para que seas adictos a ciertos alimentos como hamburguesas, patatas fritas, masitas,  salsas de todo tipo y muchas más cosas?

Todos saben que en la industria alimenticia, lo natural, es poco y nada lo que podemos llegar a consumir.

en qué ciudad de españa se consume más de este adictivo

La mayor cantidad de esta sustancia, es usada en muchos sitios de comida en la ciudad y comunidad de Valencia y luego le sigue resto de España y Europa.

La exportan desde China y llega en barco a Barcelona para ser comercializada y distribuida por toda España y Europa. Claro que las empresas que se dedican a distribuirlas, no quieren hablar de ello como si fuera un tema tabú.

El aditivo umamí

Te explicaré y te daré más información para que tengas en cuenta lo que sucede con la alimentación, lo que te llevas a la boca para consumir y es que entre los muchos aditivos químicos en nuestros alimentos diarios, se encuentra el glutamato monosódico(GMS) como ya explico en párrafos anteriores, que también es conocido como el aditivo “umami”.

Hace que las carnes procesadas y la comida congelada sepa más fresca, por ejemplo, también los encuentras en los aderezos para que tengan un mejor sabor y le quita el sabor metálico a los alimentos enlatados. ¿Te sorprendiste de momento con esta clase de información? Hay más aún.

muchos son los alimentos

Muchos de alimentos contienen glutamato monosódico de manera natural. Algunos alimentos son naturalmente ricos en el aminoácido responsable de potenciar el sabor: el ácido glutámico, con el que se elabora el glutamato monosódico.

Más alimentos que tienen glutamato monosódico

1. SOJA: además del glutamato tiene otros aditivos como colorantes de caramelo. Por otro lado, en la salsa de soja china ligera la viscosidad es más baja y la coloración más clara. Generalmente es salada.

2. QUESOS: parmesano, roquefort y cheddar, todos contienen glutamato monosódico. Sí, esos quesos que habitualmente utilizas en una pizza, en la pasta o simplemente lo comemos sólo, también tiene este aditivo.

3. CARNE: el jamón serrano, los embutidos curados o el caldo de carne también tienen este ingrediente.

4. PESCADOS Y MARISCOS: como anchoas, sardinas, bonito, atún, gambas, calamares, ostras o almejas.

5. LOS ZUMOS DE UVA, PIÑA, NARANJA Y OTROS ZUMOS DE CARTÓN: estos zumos también tiene entre sus ingredientes este aditivo que potencia el sabor y lo hace atractivo al paladar.

6. TOMATES: el tomate contienen de forma natural al igual que los guisantes, champiñones o patatas.

7. SOPAS DE SOBRE: en las sopas, el glutamato actúa como aditivo alimentario para potenciar el sabor.

porcentaje de producción

Además de esta larga lista de alimentos, cabe señalar que la producción del glutamato monosódico ha aumentado en un 1.500% en los últimos 40 años, lo que ha llevado a que muchas empresas de alimentación busquen su utilización en alimentos procesados. Y en cambio tratan de encontrar el sabroso sabor de este aditivo de forma natural.

Muchos de los productos con los que tú llenas la cesta de la compra cuando vas al mercado, incluye glutamato monosódico entre sus ingredientes, quizá bastantes más de los que piensas…

la satisfacción del paladar

Y es que este aditivo genera satisfacción en el paladar y no da sensación de saciedad. Sin embargo, algunos nutricionistas, han advertido lo peligroso que es el glutamato monosódico para nuestra salud.

Algunas cadenas de comida rápida pero solo algunas, ya lo han eliminado de sus menús e incluso hay quienes abogan por su prohibición.

Pero todavía hay una gran variedad de alimentos que lo incluyen entre sus ingredientes.

El engaño

Los aditivos alimentarios inosinato de sodio y guanilato de sodio, que son ribonucleótidos.

Por lo general, se usan en sinergia con ingredientes que contienen glutamato monosódico. No obstante, el término “sabor natural” ahora se usa en la industria de alimentos cuando se utiliza ácido glutámico (GMS sin sodio añadido)

¿Para qué se usa?

Como su nombre lo indica, el glutamato monosódico, es una sal utilizada como potenciador del sabor en muchos alimentos, en los cuales lo podemos ver como aditivo E-621, y también, puede denominarse como GMS, sal china, ajinomoto o umami, haciendo referencia al quinto sabor.

¿Por qué debemos evitar este aditivo?

En la actualidad, uno de nuestros peores hábitos, es el consumo de alimentos procesados. Los altísimos contenidos de sodio, grasas y químicos impronunciables en la alimentación, han transformado una experiencia que solía ser nutritiva en algo puramente artificial y hasta dañino.

el umami

Entre los muchos aditivos químicos en nuestros alimentos, el glutamato monosódico (GMS), también conocido como el aditivo “umami” es uno de los que debemos evitar.

El umami es uno de los cinco sabores básicos, junto con con el amargo, dulce, ácido y salado, que se encuentra naturalmente en algunos alimentos como la carne, las espinacas y los champiñones, si analizamos bien este aditivo, es el resultado de un proceso químico para usarlo en el proceso de alimentación humana.

daños en la salud

El consumo de GMS puede causar: dolores de cabeza, migrañas, espasmos musculares, náusea, alergias, anafilaxis, ataques epilépticos, depresión e irregularidades cardiacas. Ya que es una neurotoxina, que daña el sistema nervioso y sobre-estimula a las neuronas llevándolas a un estado de agotamiento, y algunas de ellas eventualmente morirán como consecuencia de esta estimulación artificial.

Además, consumir alimentos con GMS hace que los niveles de glutamato monosódico en la sangre sean más altos de lo que deberían ser, y si estos niveles se mantienen así, el glutamato se filtra al cerebro causando y contribuyendo a malestares físicos.

efectos secundarios

Este aditivo, también se asocia a efectos secundarios tales como: sudoración, debilitamiento, taquicardia y dolor de pecho, entre otros.

Y si bien se sigue utilizando masivamente en miles de alimentos procesados, la cantidad de reportes alrededor de sus efectos nocivos sigue creciendo.

Como no consumirlo:

Para evitar consumir GMS es imperativo consumir productos orgánicos y dejar de consumir alimentos procesados. Antes de comprar cualquier producto procesado (salsas, galletas, alimentos congelados y comida chatarra) lee las etiquetas, si tiene glutamato monosódico no lo compres.

En ocasiones etiquetan al GMS de otra manera o es uno de los compuestos de la proteína texturizada, el alimento para levadura, el concentrado de proteína de soya, la gelatina o el nutriente de levadura.

los alimentos bajos en calorías

Los alimentos bajos en calorías o los que están enriquecidos con vitaminas, el almidón y jarabe de maíz, el jarabe de arroz y la leche en polvo, también contienen rastros de GMS.

Lee también las etiquetas de productos no-alimenticios. Algunos cosméticos, jabones, acondicionadores y champús también contienen pequeñas cantidades de este nocivo producto.

Conclusión

Estoy segura que luego de esta información prestarás más atención al etiquetado de los alimentos que vayas a consumir tú y tu familia.
Si necesitas más información o tienes alguna duda sobre este tema, solo escribe a: contacto.lasrecetasdeviviana@gmail.com

0 comentarios en «No encontrarás esta información sobre el GMS de la que la gente es adicta»Añade el tuyo →

Deja una respuesta