Polenta como lo hacía mi abuela y mi mamá

Polenta como lo hacía mi abuela y mi mamá

La polenta es una comida muy nutritiva y la pueden comer desde el bebé hasta el adulto. En un minuto tienes una rica polenta para degustar

La polenta

La polenta como hacía mi abuela y mi mamá, es una comida de harina de maíz hervida, originaria de Italia y muy difundida también en Argentina, así como Austria, sur de Francia (Córcega, Niza y Saboya) y Suiza, la isla de Madeira, donde se le llama milho, y en la península de los Balcanes (Bosnia, Croacia, Eslovenia, Serbia y Romania).
Recuerdo que en la casa de mi abuela, mi abuelo y mi abuela maternos, hacían la polenta de una hora revolviendo y no la de un minuto como ahora. Ella lo hacía en la cacerola de barro, con la cuchara de madera igual que mi madre. Y estaban una hora con ella, dándole vueltas para cocinarla.

La polenta como se hacía antiguamente

Antiguamente, la polenta una vez hecha, se colocaba en una madera plana y cuadrada, se la cortaba con hilo grueso o fino en partes iguales, y le echaban encima el pomodoro (salsa de tomate) acompañado con carne de pajarito o caracoles. Yo esa parte lo obviaba porque no me gustaba.
En cambio mi madre, hacía la salsa de tomate con chorizo parrillero y carne picada con mucho queso fresco (queso brie, por así decirlo) y me lo devoraba en el plato con unas ganas tremendas. Inclusive, yo a mis dos hijas siempre les he dado este alimento, para que pudieran no solo conocerlo, sino degustarlo.
¿Sabias que gracias a sus nutrientes, la persona diabética puede comerlo sin problemas, pues controla la glucosa? y la verdad, me ha venido de perilla, pues si me sacan la polenta, me muero…

Tipos de Polenta

De forma general, se puede decir que existen tres Tipos de Polenta:

  • Polenta Gialla, se trata de una polenta amarilla elaborada con harina de maíz amarillo.
  • Polenta Blanca, elaborada con harina de castaña.
  • Polenta Oscura, en la que se utiliza el alforfón o trigo sarraceno, el cuál le confiere su característico tono oscuro.

¿Cómo usar la polenta?

En la región del Trentino – Alto Adigio, se suele hacer la polenta añadiendo patatas (polenta di patate) junto con otros ingredientes, como por ejemplo el salami, queso, etc., para aportar más sabor.

En Argentina y Uruguay, dónde llegó este plato debido a la emigración de italianos en los siglos XIX y XX, es un plato muy extendido en los meses de invierno, acompañándose con tuco y queso rallado (parmigggiano o reggiano).

El contenido de la polenta en elaboraciones precocinadas, debería de mantener este perfil nutricional si los ingredientes son únicamente agua y maíz (pudiendo contener además sal o el caldo).

El germen del maíz, es donde se almacena la mayor parte de las vitaminas, por lo que, si se elabora sin germen, si podría haber una variación sustancial de los nutrientes.

En el caso, de elaboraciones con leche en lugar de agua, el contenido de nutrientes tiende a aumentar al igual que las calorías resultantes.

Beneficios y Propiedades de la Polenta

Las principales propiedades de la polenta son las siguientes:

1. La polenta es rica en antioxidantes

Como se indica en este post sobre alimentos con antioxidantes, éstos compuestos ayudan a proteger las células del estrés oxidativo. Con ello, se reduce la probabilidad de ocurrencia de determinadas enfermedades, y se tiende a reducir la inflamación en el organismo.

La harina de maíz, es rica en antioxidantes como los carotenoides y compuestos fenólicos. 

2. La polenta no tiene Gluten

Ésta es una buena noticia para celiacos, o personas no celiacas intolerantes al gluten. De hecho, la polenta es un buen sustituto de la pasta sin gluten.

Por supuesto, la afirmación anterior, es válida para la receta de polenta que se mostrará en este post. Si se compra polenta en el supermercado, se recomienda encarecidamente examinar la etiqueta y verificar que no contiene gluten.

3. La polenta da sensación de saciedad y es fuente de energía

Ello es debido a que el maíz utilizado para elaborarla es, generalmente, diferente al maíz dulce al que estamos habituados. El maíz, suele ser un maíz con mayor contenido en almidón y en carbohidratos complejos (principalmente amilosa y amilopectina).

Los carbohidratos complejos tienen la peculiaridad de que se digieren lentamente y aportan energía durante largo tiempo.

4. No aumenta los niveles de azúcar en sangre

A pesar de que el contenido en carbohidratos es alto, su índice glucémico (cuánto un alimento puede aumentar los niveles de azúcar en sangre) no es elevado.

Además, la carga glucémica es baja, por lo que el nivel de azúcar en sangre no aumentará excesivamente al comerlo.

5. Contiene importantes vitaminas y minerales

Un ejemplo de ello es la vitamina A, la cual afecta positivamente al funcionamiento de los riñones, pulmones y corazón.

Además, contiene minerales como hierrozinc o magnesio, cuyas propiedades y beneficios son excelentes.

6. La polenta es baja en calorías

Y es que los beneficios y propiedades de la polenta, son muchos por tan solo 58 kcal por cada 100 gramos. De nuevo, se recalca que su contenido calórico puede variar.

Si varían algunos de los ingredientes con que se elabora, por ejemplo: leche en lugar de agua, y por los alimentos que la acompañen, como quesos, embutidos, etc..

Con ello, la siguiente receta de polenta es muy adecuada para todo tipo de dietas, incluidas las de reducción de peso.

Pero ahora te paso la receta, porque se puede hacer de miles de formas, por lo que te daré la receta tradicional.

Polenta con carne y chorizo

Ingredientes

Para la polenta
  • 3 tazas de caldo de carne.
  • 3 taza de polenta instantánea.
  • 300 grs de queso cremoso.
  • Queso parmesano rallado c/n.
  • ½ cucharadita de pimienta negra molida.
  • ½ cucharada de perejil deshidratado.

Para el tuco

Ingredientes

  • 1/2 cebolla de verdeo
  • 3 dientes de ajo
  • 1/2 morrón rojo
  • 1/2 morrón verde
  • 1 lata de tomate frito
  • mantequilla (manteca) cant. necesaria
  • 1/2 de carne picada vacuna
  • sal
  • adobo para pizza
  • 1 cdita de aceite de oliva

Preparación

Para preparar la polenta, lo primero que harás es hacer el caldo y tres pizcas de sal. La dejas hervir y cuando ya está en su punto de ebullición, vas agregando en forma de lluvia la polenta que se hace en un minuto.

Cuando empiece hacer como pequeñas explosiones, bajas el fuego al mínimo. Sigues revolviendo hasta que la polenta se haga homogénea. Apagas el fuego y pones las cucharadas de manteca, y revuelves para que se integre, eso dará cremosidad a la polenta.

Luego agregarás queso fresco y dejas que se derrita sola.

Mientras harás el tuco o pomodoro como siempre. En una cacerolita colocarás un poco de aceite de oliva, la cebolla de verdeo, los ajos, los pimientos rojo y verde bien picados. Le agregas la carne picada y los chorizos parrilleros y revuelves. Cuando la carne y los chorizos estén cocinados, agregas los condimentos de adobo para pizza que lo puedes encontrar en cualquier tienda de latinos.

Emplatar: en un plato hondo, vas a poner unos tres cucharones de polenta y por encima le pondrás la salsa de tomate con carne picada y chorizos parrilleros. Espolvoreas con queso parmesano y un poco de perejil picado. ¡¡Y a degustar!!

Si deseas más información sobre recetas con polentas, solo tienes que escribir a: lasrecetasdeviviana@gmail.com

4 comentarios en «Polenta como lo hacía mi abuela y mi mamá»Añade el tuyo →

  1. Siii, que rico, mi mamá me enseñó a hacerla así.
    Por suerte a todos mis hijos les gusta, así que se las hacía muy seguido.
    Lo de los pajaritos y caracoles nunca lo probé. Caracoles a la castellana, hice muchas veces, era una de las comidas preferidas de mi marido, pero me daban tanta pena esos pobres caracoles, que jamás los comí.
    Gracias por esta receta y recordar épocas hermosas!!

  2. Asi es Monica, la gente de antes y principalmente descendientes de italianos, hacían siempre la polenta. Me acuerdo de Doña Gina haciendo la polenta de una hora y luego lavaba los caracoles el patio y los curaba para comerlo con la polenta y a Doña Ana la esposa de Pascualin, ellos lo comían de la tabla como mis abuelos…qué épocas vividas… uno no puede olvidar esas cosas tan bonitas.
    Beso

Deja una respuesta