¿Sabes hacer una focaccia de cebolla con queso?

¿Sabes hacer una focaccia de cebolla con queso?

¿Sabes hacer una focaccia de cebolla con queso? Esta receta, está de parabienes y te saca de un apuro en cualquier momento si te caen visitas
La focaccia, es un producto horneado y elaborado con una masa simple de harina, aceite de oliva y agua.
En Italia, la focaccia, se usa como una deliciosa alternativa al pan y se puede comer a cualquier hora del día o en la noche, con las combinaciones más extravagantes.

focaccia italiana de cebolla, que es una receta tradicional, donde los ingredientes básicos de la dieta mediterránea adquieren protagonismo.

Es un plato sencillo cuyo secreto, radica en conseguir una buena masa que, una vez en el horno, resulte tierna por dentro y con un toque crujiente por fuera. Aunque no seas una experta panadera, con un poco de práctica y algo de paciencia, podrás lograr la masa ideal para tu focaccia, a la que podrás añadir un sinfín de ingredientes.

Si bien la focaccia, es considerada una delicia de Liguria, una región al noroeste de Italia, la historia cuenta que fueron los antiguos etruscos o los antiguos griegos, quienes inventaron este sabroso y popular pan.

Se ofrecía a los dioses

En el siglo II. a.C existía una receta precursora de este aromático pan que se conocía como libum. Se cocinaba para ofrecerla a los dioses y se trataba de una masa levada con harina integral, queso, huevos y miel.

Sin embargo, fue hasta la Edad Media en Génova, donde un pan hidratado en aceite de oliva comenzó a popularizarse. Pasado el tiempo, se incorporaron a la preparación los tomatitos cherry – que llegaron con el descubrimiento de América- y otros ingredientes que la hacen simplemente maravillosa.

Integra mejores sabores

Hoy esta receta, integra los mejores sabores del Mediterráneo: los aromas frescos de hierbas como el romero; la acidez que aporta la tierra a los tomates cherry; la astringencia equilibrio de las aceitunas y el aceite que producen.

Se puede decir, que la focaccia, es el antecesor de la masa de pizza y la diferencia radica en el tiempo de fermentación y el grosor.

En este post, te enseño a cómo hacer una focaccia de cebolla y queso, una de las mejores opciones para empezar a descubrir las mil posibilidades que tiene este plato de origen genovés, que no tiene nada que envidiar a las famosas pizzas. Pon las manos en la masa, y verás que el resultado de tu focaccia, te encantará.

Ingredientes:

  • Queso brie o queso fresco

Preparación

En un recipiente con buena capacidad, para que puedas trabajar con comodidad, vierte la harina y mézclala con la sal.

Por otro lado, pon el agua a calentar. No debe hervir, solo calentala para que esté templada.

En un vaso, vierte una cantidad pequeña (unos 75 ml.) y diluye la levadura incorporando, también, la cucharada de azúcar. Reserva el resto del agua.

El siguiente paso, es hacer un hueco en la harina que has mezclado con la sal. Hazlo en el centro, como si fuese el cráter de un volcán. Echa en el centro el agua con la levadura y el azúcar y empieza a remover. Seguidamente, vierte el resto de agua que habías reservado y un chorrito generoso de aceite de oliva.

Ya tienes todos los ingredientes básicos, para empezar a elaborar la masa. Mezcla con tus manos en el mismo bol todos los ingredientes. Lo ideal, es ir plegando la masa sobre sí misma una y otra vez aproximadamente 10 minutos. Si se adhiere a tus manos, échate unas gotas de aceite en las palmas para poder amasar mejor.

Tras esta primera maniobra de amasado, saca la mezcla, enharina una superficie limpia y plana, por ejemplo: la encimera de la cocina, para continuar dando consistencia a la masa. Trabaja haciendo movimientos envolventes, es decir, dobla la masa sobre sí misma hasta que vaya adquiriendo una textura compacta pero elástica.

Puede ser necesario volver a espolvorear la encimera con harina, para que no se pegue. Si notas que queda algo seca, puedes añadir un poco más de aceite o verter unas gotas en tus propias manos. Ten en cuenta que para que quede bien, la masa de la focaccia debe mantener constante cierto grado de humedad.

Una vez finalizado el amasado, pon la masa en un bol enharinado y cúbrela con un paño limpio o con film. Deberás dejarla reposar una hora aproximadamente , hasta que veas que ha doblado su volumen. Ponla en un lugar seco y cálido (temperatura ambiente), nunca en la nevera.

Mientras tu masa aumenta de tamaño, prepara la cebolla cortándola en juliana o, si lo prefieres, en aros. Reserva.

Pasado este tiempo, engrasa con aceite de oliva un recipiente apto para horno y extiende la masa de la focaccia, que deberá tener un grosor de unos 2 – 3 centímetros. Haz hoyuelos con tus dedos por toda la superficie y riega con otro poco de aceite. Si quieres, espolvorea con un poco más de la sal que prefieras (fina, gruesa o con escamas).

Finalmente, añade la cebolla cortada repartiéndola por toda la superficie. También es el momento de agregar las especias que prefieras: tomillo, orégano, albahaca… Si quieres hacer una focaccia de cebolla y queso, también puedes añadir queso rallado para que se funda en el horno y resulte delicioso.

Cuando la tengas listas, deja que la masa repose 10 minutos nuevamente y, mientras, pon a precalentar el horno a unos 250º. Pasado este tiempo, introduce la focaccia y deja que se haga aproximadamente 15 minutos. Sácala y espera unos minutos para que esté templada.

Ya puedes empezar a degustar de su sabor…

Si te ha gustado el post, comenta y comparte o si prefieres escribirme en privado, puedes hacerlo en: contacto.lasrecetasdeviviana@gmail.com

0 comentarios en «¿Sabes hacer una focaccia de cebolla con queso?»Añade el tuyo →

Deja una respuesta