Seduce tus sentidos con una panna cotta sedosa Un deleite celestial

Seduce tus sentidos con una panna cotta sedosa: Un deleite celestial

Descubre el encanto de la panna cotta con nuestra deliciosa receta y consejos para preparar este postre italiano clásico. Sumérgete en …

¿Qué es la panna cotta?

Qué te puedo decir… a mi la panna cotta siempre me ha gustado. Tiene un sabor que no lo he encontrado en otro postre.

La panna cotta, es un exquisito postre italiano que tiene sus raíces en la región del Piamonte, en el norte de Italia, mi bisabuela Purissima lo hacía para toda la familia. Ella era de Chignolo Verbano que ahora después de la guerra se llama Stressa.

Y cuando vino a Argentina siguió con sus costumbres italianas de comida y de todo. La verdad, cocinaba muy bien. De la familia, era la especialista en postres además de la pasta.

Su nombre se traduce literalmente como «nata cocida» en italiano, lo que refleja su ingrediente principal: la nata o crema de leche.

Origen de la panna cotta

Aunque la historia exacta de la panna cotta, es un tanto incierta, se cree que este postre tiene sus orígenes en la antigua Roma, donde se preparaba una versión similar llamada «lac en cohors» o «leche cuajada».

Sin embargo, la receta moderna de la panna cotta tal como la conocemos hoy en día, se desarrolló en el Piamonte, posiblemente en el siglo XVIII o XIX.

Originalmente, la panna cotta se hacía con crema de leche, azúcar y gelatina, que se calentaban y luego se dejaban enfriar para que se solidificara.

Esta deliciosa combinación de ingredientes básicos y su textura suave y cremosa la convirtieron en un postre popular en toda Italia y más allá de sus fronteras.

Hoy en día, este manjar de dioses, se sirve en numerosos restaurantes y hogares de todo el mundo, a menudo acompañada de una variedad de salsas de frutas, coulis, chocolate o caramelo para realzar su sabor y presentación.

A pesar de sus modestos orígenes, se ha convertido en un clásico de la cocina italiana y sigue siendo apreciada por su simplicidad y su exquisito sabor.

Razones para comer panna cotta

Comer panna cotta, es una experiencia deliciosa por varias razones:

  1. Textura suave y cremosa: La panna cotta tiene una textura sedosa y cremosa que se derrite en la boca, lo que la hace sumamente placentera de comer.
  2. Sabor versátil: Aunque la receta básica de panna cotta es simple, su sabor es exquisito y se puede adaptar fácilmente con diferentes ingredientes y acompañamientos, como frutas frescas, coulis, chocolate, caramelo o frutos secos. Esto la convierte en un postre versátil que puede satisfacer una amplia variedad de gustos.
  3. Refrescante y ligera: A pesar de su textura cremosa, la panna cotta es un postre relativamente ligero y refrescante, especialmente cuando se sirve fría. Es perfecta para disfrutar después de una comida abundante, ya que no resulta pesada en el estómago.
  4. Fácil de preparar: La panna cotta es un postre muy sencillo de hacer, con ingredientes básicos como crema de leche, azúcar y gelatina. No requiere habilidades avanzadas en la cocina y se puede preparar con anticipación, lo que la convierte en una opción práctica para ocasiones especiales o cenas con invitados.
  5. Agradable presentación: La panna cotta es un postre elegante y sofisticado que se presenta comúnmente en moldes individuales, lo que permite una presentación cuidada y atractiva en la mesa. Con un toque de decoración adicional, como frutas frescas o una salsa de acompañamiento, puede convertirse en el punto focal de cualquier comida.

En fin, comer dulce italiano, es una experiencia deliciosa y satisfactoria que combina una textura suave y cremosa con un sabor versátil y refrescante. Es un postre, que puede disfrutar cualquier persona, ya sea en una ocasión especial o como un dulce capricho cotidiano.

Receta: Panna Cotta

Ingredientes

  • 500 ml de nata para montar (crema de leche)
  • 100 grs de azúcar
  • 1 vaina de vainilla o 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 4 hojas de gelatina (aproximadamente 8grs)
  • Frutas frescas o salsa de frutas para decorar (opcional)

Preparación

  1. Remojas las hojas de gelatina en agua fría durante unos 5-10 minutos, hasta que estén blandas.
  2. Mientras tanto, vertís la nata en una cacerola y agregas el azúcar. Si estás usando una vaina de vainilla, córtala por la mitad a lo largo y raspas las semillas con la punta de un cuchillo. Agregas tanto las semillas como la vaina de vainilla a la nata. Si estás usando extracto de vainilla, agrégalo directamente a la nata.
  3. Calentas la nata a fuego medio, revolviendo ocasionalmente, hasta que esté caliente pero no hirviendo. Retiras la vaina de vainilla si la usaste.
  4. Exprimís el exceso de agua de las hojas de gelatina suavizadas y agrégalas a la nata caliente. Revolvés hasta que la gelatina se disuelva por completo y la mezclas esté suave y homogénea.
  5. Vertís la mezcla de nata en moldes individuales o en un molde grande, según tu preferencia. Dejas que la panna cotta se enfríe a temperatura ambiente antes de cubrir con papel film y refrigerar durante al menos 4 horas, o preferiblemente durante toda la noche, hasta que esté firme.
  6. Una vez que la panna cotta esté lista, sácala del refrigerador y pasa un cuchillo delgado alrededor del borde de los moldes para ayudar a desmoldarla. Si es necesario, sumergís rápidamente el fondo de los moldes en agua caliente para ayudar a aflojar la panna cotta.
  7. Servís la panna cotta en platos individuales y decoras con frutas frescas o salsa de frutas, también con dulce de leche o crema chantilly, si lo deseas.

¡Disfruta de este suave y delicioso postre, como un dulce elegante y sencillo de preparar! ¡Venga,!

Si te ha gustado este postre italiano llamado Panna Cotta, te invito a comentar y compartir o si prefieres hacerme alguna pregunta, puedes escribirme a: contacto.lasrecetasdeviviana@gmail.com

0 comentarios en «Seduce tus sentidos con una panna cotta sedosa: Un deleite celestial»Añade el tuyo →

Deja una respuesta